(Sampietro&Somovilla. Pol·len Edicions, 2013)

Al son de: George Fenton, Utopia

Confieso que me encanta leer.

Tengo la suerte de ser bastante rápida, lo que me permite llevar un buen ritmo devorando libros (si no tengo nada que me retrase en la lectura). De hecho, durante la redacción de La Invención del Reino Vegetal, engullí enteros 140 libros (los que he consultado sin leer de cubierta a cubierta no los tengo contabilizados en una lista a parte). Para la mayoría de ellos, cogí apuntes.

Sin embargo, hay algunos libros que me llegaron una vez terminada la redacción de La Invención, y al no tener ya excusa para leerlos por trabajo, se me han ido acumulando.

Y no puede ser.

Me he prometido a mí misma dedicarles un poquito de tiempo, y disminuir la columna de libros pendientes de lectura en el salón, sorbito a sorbito.

Lo que pasa es que sé que me acuerdo mucho mejor de lo que he leído si escribo sobre ello, y por eso he decidido compartir mis reflexiones/críticas literarias vegetófilas con vosotr*s. Para obligarme a tomar algún que otro apunte, que fije las ideas; y, por qué no, quizás aportar algo a lector*s interesad*s a los que pueda ayudar un comentario vegetófilo de las obras.

Bienvenidos a mi biblioteca

breakspace-2

Cayó en mis manos gracias a la amabilidad de Ignacio Somovilla, uno de los autores : ), que me lo trajo ex profeso desde Barcelona —¡algo que no pasa todos los días! Y, al haber sido entrevistada por Pilar Sampietro (la otra autora) en Vida Verde, me encuentro en la curiosa situación de conocer a los principales artífices del libro. Creo que es la primera vez que me pasa…

El libro, en tres líneas

Un paseo-conversación al ritmo de las estaciones, por jardines urbanos ocultos en Barcelona. Ocultos, por ser espacios nacidos gracias a la iniciativa privada de personas y comunidades sensibles, en los márgenes del verde “oficial” que figura en guías y rutas turísticas. Y, como suele pasar, es en los márgenes en donde suceden las cosas interesantes…

I loved:

– La estructura del libro: 12 meses, un jardín por mes, tres visiones por jardín (una introducción de Ignacio; una entrevista-conversación de Pilar; una serie de consejos agronómicos de Jabier). Muy complementario.

jardinescondido2

– El estilo de escritura de Ignacio: muy poético, además de muy quotable (“citable”). Tiene frases que encapsulan muy bien conceptos jardinísticos que me atraen, como los jardines prestados que nos apropiamos con sólo verlos (un concepto que conocí con los jardines chinos, y cuyos ecos reencuentro en el escrito del jardín-huerto correspondiente al mes de mayo, el hotel Casa Camper: “(…) nos convertimos por unos minutos en inofensivos voyeurs, y ampliamos nuestro jardín con la vista haciendo así nuestros, tejados y terrazas ajenos”.)

– La complementariedad con las entrevistas en Vida Verde (aunque confieso que no las he escuchado todas). Al principio pensaba que la indicación, al inicio de cada capítulo-mes-jardín, invitando al lector a escuchar el capítulo en una dirección de internet, iba a llevarme a una lectura literal del texto impreso, tipo audiobook. Pero no, se trata de una correspondencia con las entrevistas realizadas por Pilar e Ignacio al visitar cada jardín estrella.

I liked:

– La idea de la edición bilingüe, aunque me di cuenta de que las entrevistas no son idénticas en ambos idiomas. Ello está muy bien para quienes entienden inglés además de castellano/catalán, porque completa contenidos en lugar de duplicarlos… pero me sabe mal por aquell*s que no pueden acceder a este nivel extra de información.

(Todo se arregla, creo, escuchando las entrevistas en Vida Verde… así que, ¡o hay que ponerse a aprender inglés, o hay que tener internet y tiempo!)

– Lo respetuosa con el medio ambiente que es la edición (con un nombre muy botánico también : D)

Algunos detalles: la oveja de Colita, me encanta; la mención a las nendo dango de Fukuoka; varios consejos e ideas de Jabier Herreros que pueden resultar utilísimos.

Reflexiones&Thoughts:

– En algún que otro caso, se detecta una ligera desconexión entre la entrevista y los consejos de Jabier — más concretamente, en el jardín del balcón de Patricia: en la entrevista hace referencia a que su problema es un perro que se lo come todo (… la entiendo), pero los consejos de balcón comestible ignoran completamente esa problemática, ¡como si no hubiese escuchado lo que acaba de decir la señora!

– En algunos lugares me hubiese gustado que los dibujos, del ilustrador Jorge Bayo, se correspondiesen más con lo que se estaba hablando; donde lo he echado más en falta es en alguna de las páginas de Jabier, en la que da instrucciones para montar alguna estructura de huerto interesante, y donde una ilustración hubiese podido ofrecer un complemento visual excelente.

ilustraciones-jardinescondido

– Me hubiese gustado un epílogo tras haber presentado todos los jardines, para atarlo todo bien y ponerle el broche de oro, pero el libro tampoco sufre sin él.

Se hace corto… y aún más pensando que, al estar todo duplicado en ES/CAT y EN, debemos dividir sus 141 páginas por dos. ¡Uno se queda con ganas de más!

El jardín más impresionante para mí puede que sea el de Pepichek en Palo Alto (que suena a California, pero no, es siempre Barcelona); pero, cómo no quedarse boquiabierta ante las hazañas de Joan Carrulla y sus 100 kg de uvas, o sorprendida por la genial idea de Juan y Juan con su jardín-casita de vigilancia de obras ambulante…

paloalto-jardinescondido

Ha sido una lectura entretenida e interesante, con buenos consejos que me esforzaré en aplicar en cuanto tenga la oportunidad.

break-pabajo-1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s