Bibliografía para Mandragófil*s

Esta es la bibliografía del artículo La Mandrágora –o, el triunfo de la forma sobre la sustancia, aparecido en colaboración con el blog Pluma de Hueso como parte de una serie-herbario de botánica simbólica.

Si no lo has leído, ¿a qué esperas? Échale un vistazo, y luego te vuelves aquí si te interesa el tema.

Si estás aquí porque ya lo has leído quieres conocer mis fuentes secretas… saca papel y lápiz, y apunta ;)

Fuentes generales sobre la mandrágora

(generales, porque tocan muchos puntos, a menudo poco en profundidad)

☛ Daunay, M.-C.; Laterrot, H.; Janick, J. 2008. Iconography and History of Solanaceae: Antiquity
 to the 17th Century. Horticultural Reviews, 34: 1-111;

☛ Van den Berg, M. y Dircksen, M. 2008. Mandrake from Antiquity to Harry Potter. Akroterion 53: 67-79;

☛ Clark, H. F. 1962. The Mandrake Fiend. Folklore 73 (4): 257-269;

☛ Carter, A. J. 2003. Myths and mandrakes. Journal of the Royal Society of Medicine, 96 (3): 144–147, libremente descargable aquí;

☛ En el libro de John M. Riddle, Goddesses, Elixirs, and Witches: Plants and Sexuality throughout Human History (Palgrave MacMillan, 2010) el tercer capítulo (Mandrake, the Love Apple, and the World’s Religions) está enteramente dedicado a este género, cubriendo exhaustivamente su historia y actividad bioquímica.

También se menciona por qué los elefantes aparecen en los bestiarios medievales como ligados a la mandrágora (no es por lo que la protagonista del libro de Armonía Sommers cree…).

De mandrágoras reales

☛ Definición del género Mandragora, libremente descargable en la Flora Iberica desde el portal anthos.es (buscar por género, Mandragora).

☛ Distribución biogeográfica en Volis et al. 2015. Phylogeographic study of Mandragora L. reveals a case of ancient human assisted migration. Israel Journal of Plant Sciences, DOI: 10.1080/07929978.2015.1063922

En él se pone de manifiesto el lío taxonómico que existe en el género; los nombres actualmente aceptados y reconocidos pueden consultarse en The Plant List. La(s) especie(s) mediterráneas tienen, por lo que me consta, frutos de colores amarillento-anaranjados, y flores de colores entre el blanco-violeta/azul.

(Es, por cierto, el artículo que ha inspirado el mapa mandragoril del artículo.)

distribucion-genero-mandragora

☛ De alcaloides y efecto clínico de la mandrágora, dos ejemplos: en Schultes, R. E.; Hofmann, A. y Rätsch, C., 2001, Plants of the Gods: Their Sacred, Healing and Hallucinogenic Powers (Revised and Extended Edition). Healing Arts Press.

O en Font Quer, P. 1999. Plantas Medicinales: El Dioscórides Renovado, Círculo de Lectores.

☛ Mandrágora “fría y seca”,  según la clasificación humoral que siguió vigente hasta la Edad Moderna.

Jean Fernel, en su Physiologia (1567) la menciona tras el meconio (el opio, vamos) como planta fría por excelencia. En general, los venenos y narcóticos solían considerarse fríos, por eliminar el “calor vital” con funestas consecuencias.

Referencia: Fernel, J.; Forrester, J. M. y Henry, J. 2003. The “Physiologia” of Jean Fernel (1567). Transactions of the American Philosophical Society, New Series, 93 (1):  i-iii, v-xv, xvii-xviii, 1-601, 603-636.

Mandragora autumnalis flowers
Mandragora autumnalis (no voy a pelearme por la definición de la especie; es lo que indicaban en el jardín botánico) despuntando a finales de agosto en el Mediterráneo ^_^

Mandrágoras y geografías varias

☛ La mandrágora en Egipto (papiro Ebers; se interpreta como ‘mandrágora’ la palabra rrmt), p. ej. en la tesis de máster de Sheila Ann Byl (2012) The Essence and Use of Perfume in Ancient Egypt por la University of South Africa.

☛ Menciones en Palestina y la Biblia, en Frazer, J. G. 1917. Jacob and the Mandrakes. Proceedings of the British Academy 8: 1:18. También aparece citada en mis diccionarios de plantas en la Biblia (el de L. J. Musselman, y en el Handbook of Medicinal Plants of the Bible de Duke; pero este ya es sobre todo medicinal…).

☛ Menciones en China (!): Laufer, B. 1917. La Mandragore. T’oung Pao, Second Series 18 (1/2) : 1-30.

De la mandrágora folklórico-simbólica

☛ El folklore de la mandrágora (o main de gloire, mandagloire, y similares) en las campiñas francesas, eg: de Gubernatis, A. 1882. La mythologie des Plantes, ou Les legendes du Regne Vegetal, tome second. C. Reinwald, Libraire-Editeur, Paris.

☛ La mandrágora en el cine y el simbolismo germano: Hormigos Vaquero, M. 2009. La perversa mujer vegetal: la mandrágora literaria y fílmica. Quaderns de Filologia. Estudis literaris,  14: 103-119.

☛ De substitutos frecuentes de mandrágoras verdaderas en Gran Bretaña (Bryonia dioica, Tamus comunis): Allen, D. E. y Hatfield, G. 2004. Medicinal plants in folk tradition : an ethnobotany of Britain & Ireland. Timber press.

Mandrágoras y homúnculos, en Isis Unveiled de la esotérica Mme Blavatsky, apartado “The homunculus and mandragora” del primer volumen, libremente accesible vía la web de Theosociety.

Mandrágoras y El Laberinto del Fauno, p. ej. mencionadas en Labrador Ben, J. M. 2011. La maldad genera cuentos de hadas: análisis de la película de Guillermo del Toro El Laberinto del Fauno. ARBOR Ciencia, Pensamiento y Cultura 187 – 748: 421-428 ISSN: 0210-1963 doi: 10.3989/arbor.2011.748n2020

También hay quien discute si el nepenthes homérico era la mandrágora, si la planta que Circe ofrece a Odiseo&cía en su isla era o no la mandrágora… hay para aburrir. Si alguien está interesado en esas referencias, que me pregunte y se las mando de mil amores.

Curiosas ausencias&presencias mandragoriles

Ausencia en La Celestina: Pardo de Santayana, M.;  García-Villaraco, A. Rey Bueno, M. Y Morales, R. 2011. Naturaleza a través de la botánica y la zoología en la literatura renacentista española: La Celestina. Asclepio. Revista de Historia de la Medicina y de la Ciencia 63 (1): 249-292, ISSN: 0210-4466.

Ausencia en El Quijote: López-Muñoz, F.; Alamo, C. Y García-García, P. 2006. “The herbs that have the property of healing…,”: The phytotherapy in Don Quixote. Journal of Ethnopharmacology 106: 429–441.

Y también: Pardo-de-Santayana, M.; Tardío, J.; Heinrich, M.; Touwaide, A. y Morales, R. 2005. Plants in the Works of Cervantes. Economic Botany, 60 (2): 159-181.

Ausencia de usos medicinales ibéricos en el proyecto RUBIA (que recopila saberes etnobotánicos en el Mediterráneo), mientras sí aparece p. ej. en Chipre: González-Tejero et al. 2008. Medicinal plants in the Mediterranean area: Synthesis of the results of the project Rubia. Journal of Ethnopharmacology 116 (2008) 341–357.

☛ En una farmacopea castellana del s. XVI, la mandrágora aparece como ingrediente únicamente en dos compuestos (de 423 que contiene el total de la lista): la TRIFERA MAGNA (“medicamento compuesto, preparado incorporando a miel espumada los siguientes ingredientes pulverizados: cinamomo, clavos de especia, espinacardo, galanga, cedoaria, costo, azúcar, estoraque, cálamo aromático, cipero, lirio, peucédano, ácoro, corteza de mandrágora, espica céltica, pétalos de rosas, pimienta larga, anís, hinojo, apio, perejil, dauco y semillas de beleño blanco, de albahaca y de cariofilada”), y en la REQUIES MAGNA (“esponja impregnada en compuesto cuyos principales ingredientes eran el opio y la mandrágora”).

Referencia: Davis, C. y López Terrada, M. L. 2010. Protomedicato y farmacia en Castilla a finales del siglo XVI: edición crítica del Catálogo de las Cosas que los boticarios han de tener en sus boticas, de Andrés Zamudio de Alfaro, Protomédico General (1592-1599). Asclepio. Revista de Historia de la Medicina y de la Ciencia 62 (2): 579-626, ISSN: 0210-4466

Presencia, p. ej. en las obras de Shakespeare: Tabor, E. 1970. Plant Poisons in Shakespeare. Economic Botany 24 (1): 81-94.

Textos mandragoriles

La Mandragola de Maquiavelo; para quien entienda italiano del Renacimiento, puede animarse a leerla aquí.

El talismán, de Emilia Pardo Bazán, libremente accesible vía el portal de Cervantes Virtual (haz una búsqueda con las palabras “el talismán”; es el tercer cuento, te aparecerá de inmediato).

☛ La mandrágora aparece en el cap. 37 de la obra de Cortázar, Rayuela; la cita es la siguiente:

(…) La urdidumbre de esa acción es una biblioteca mental surtida, dos idiomas, pluma fácil, interés irónico por la soteriología y las bolas de cristal, tentativa de creación de una mandrágora plantando una batata en una palangana con tierra y esperma, la batata criándose al modo estentóreo de las batatas, invadiendo la pensión, saliéndose por las ventanas, sigilosa intervención de Talita armada de unas tijeras, Traveler explorando el tallo de la batata, sospechando algo, renuncia humillada a la mandrágora fruto de horca, Alraune, rémoras de infancia. (…)

Puede leerse aquí.

Otros avistamientos, cortesía de Iris Rodríguez Alcaide, de Licencia Histórica: la mandrágora aparece mencionada en el quinto volumen de la serie del brujo Geralt de Rivia, ‘Bautismo de Fuego‘ en boca de un botánico y herborista cuyos secretos ahora me han entrado ganas de descubrir. No hay perricidios (afortunadamente).

Artículos internetísticos que hablan de la mandrágora

(estos son aquellos con los que me he tropezado últimamente; si alguien conoce más, que me lo diga y los añado)

☛ La mandrágora en Las Hojas del Bosque;

☛ La mandrágora: de la leyenda a la ciencia, en Naukas;

☛ Mención estelar en Jardines deliciosamente virtuales (del libro Jardinosofía, parte de la biblioteca vegetófila en castellano mantenida por la tribu vegetófila de la que soy parte) en El País.

Yyy estoy ya aburrida de tanta bibliografía (sí, me encantan y considero que son fundamentales, pero… a veces es un sacrifiiiiicio). Así que, hasta aquí hemos llegado de momento.