(Gordi Serrat. Documenta Universitaria 2011)

Al son de: Jo Blankenburg, Planet Earth Forever

Yo crecí en una familia en la que se comía verdura todos los días, y en la que los libros no se consideraban regalos. No eran placeres superfluos, como pudiese ser un juguete o una ración de patatas fritas, sino algo así como el análogo intelectual de las alubias verdes o la ensalada: una base imprescindible para construir un pensamiento sano, abierto y curioso.

Siempre era un buen momento para comprar un libro; nunca había límites a la cantidad de tomos que me dejaban sacar de la biblioteca municipal, por muy raros* que fuesen.

*Sí, los ha habido raritos. Aún recuerdo las semanas en que leí un libro de antropología sobre la sangre. Las bibliotecarias, que ya me conocían, ni se inmutaron; pero me miraban más raaaro en el autobús…

Quizás por esa historia de amor empezada tan precozmente, hay poco que me ilusione más que recibir un libro. Y si trata de valores culturales alrededor de los vegetales, ya ni os cuento… Por eso recibí con gran placer el tomo de Josep Gordi i Serrat, profesor de geografía en la Universidad de Gerona, Els arbres mediterranis: un recorregut pels seus valors culturals i espirituals (“Los árboles mediterráneos: un recorrido por sus valores culturales y espirituales”).

Y tengo pendiente hablaros de él desde hace un año (por eso, que nadie se extrañe si tardo un pelín en contestar emails… ahem. Prometo que será menos de un año).

  • Title: Els Arbres Mediterranis: un recorregut pels seus valors culturals i espirituals
  • Author: Josep Gordi Serrat
  • Editorial: Documenta Universitaria
  • Año: 2011

El libro, en tres líneas:

Una exploración erudita sobre los árboles y el bosque en el Mediterráneo (con especial énfasis en Gerona como caso local de estudio), desde un enfoque histórico-cultural y espiritual.

“(…) [R]econocer y divulgar los valores intangibles de los árboles puede ayudar mucho a modificar nuestra percepción y a abrir la posibilidad de fomentar otro tipo de relación entre naturaleza y personas (…)”

De eso se trata. ¿El objetivo final, según entiendo yo tras la lectura? Que esta mayor sensibilidad hacia los valores globales que atesoran los espacios naturales contribuya a su conservación y correcta gestión.

I loved:

– La causa que apadrina el libro: se trata de una obra financiada a través de crowdfunding, cuyos derechos de autor están vinculados a una ONG (Sol Solidari). Por ello, los beneficios ligados a tales derechos se destinan a un proyecto para la introducción de hornos solares (y otras tecnologías para el ahorro de leña) en Yimrihane, Etiopía. (Ahorrar leña: algo que parece tan tonto, pero que significaría tanto para árboles como mis queridas Boswellia…).

La temática misma del libro.

Es raro hallar textos que se centren en esa maravillosa intersección entre lo natural y lo cultural, y que consideren la historia desde esa doble vertiente: la historia cultural del bosque en relación con la humanidad, sí, pero también la historia (biogeográfica) del bosque mediterráneo antes de la aparición de la humanidad, con sus vicisitudes ligadas a cambios climáticos en los últimos millones de años.

– La gran atención a la exactitud biológica en la nomenclatura y el uso de nombres científicos: ¡gracias, gracias, gracias! Además, tiene un índice de nombres científicos, con las páginas del texto en que se mencionan —¡una maravilla!

I liked:

Els Arbres Mediterranis - Índice

– La claridad con la que está estructurado el texto. El índice es estupendo, y de gran ayuda para ir a buscar una información concreta sin tener que consultar el texto entero (algo que, en mi experiencia, por desgracia no es tan común como debería ser).

– La importancia central que se otorga a la madera como producto del bosque gestionado; tras el auge de los bosques como lugares de disfrute estético, espiritual o recreativo en los últimos decenios, es fácil perder de vista que los bosques eran ambientes productivos que en el pasado se explotaban, a veces hasta límites insostenibles. La relación bosques-madera-construcción naval es fundamental, pero se mencionan otras en las que no había reparado nunca, como el uso de madera para construir botas para conservar el vino (tan importantes eran, ¡que algunas incluso tenían nombre propio!).

– El equilibrio en la procedencia de las fuentes, que no bebe únicamente de manantiales anglosajones, sino también franceses e italianos (además de peninsulares patrios). Aunque la tradición inglesa (y, quizás en parte como consecuencia, también americana) dé una enorme importancia al reino vegetal, me encanta que se incluyan corrientes de otras regiones que también han reflexionado largo y tendido sobre el tema.

Reflections&Thoughts

Quienes ya me conocen saben que soy una apasionada de las palabras, la naturaleza y la cultura. Por eso me encanta tropezarme con detalles que conecten las tres cosas, como por ejemplo:

¿cómo cambia nuestro modo de relacionarnos con el bosque, y cómo se refleja el cambio en nuestras palabras, a lo largo de los siglos?

En la sección relativa a la historia medieval de los bosques en Cataluña, aparece una delicia de este tipo, y es que ¡aparecen los cerdos en escena! Sí, sí, cerdos. Que, gastronómicamente, se ponen ‘de moda’ sobre todo tras la caída del imperio romano, si mal no voy, y que se alimentan de… claro que sí: bellotas. Y el bosque se convierte en un lugar de pastoreo de cerdos.

“Quizás por este motivo la documentación deja de hablar de bosco o silva, y empiezan a aparecer nuevos vocablos: rovira, rouris, o glandiferos.”

Y los bosques glandiferos, productores de bellotas como los encinares o las robledas, aumentan su valor posiblemente debido a las nuevas costumbres alimenticias de la nobleza, que da mayor protagonismo a la carne de cerdo.

Quercus sp bellota

Gastronomía, usos del bosque, palabras, todo bien atado. Si cambia uno, los otros van detrás. Por eso no creo en los enfoques reduccionistas para dar una visión de conjunto; ¡por eso hay que conectar ciencia, cultura, lingüística, gastronomía, espiritualidad, y así, suma y sigue!

Más cosas. Me da la sensación de que el libro está pensado para lector*s de curiosidad universitaria, a los que no molestará que se citen fuentes en el cuerpo del texto, o que se incluyan abundantes notas a pie de página. (Como yo soy de las que adoran las fuentes y las notas, yo no tengo nada que objetar, pero sé que algun*s prefieren sus lecturas sin notas y sin fuentes… en cuyo caso, estáis avisad*s).

Las secciones dedicadas a la antigüedad (egipcia, clásica) y al medioevo cristiano me parecieron tan interesantes, que al llegar al islam me quedé con ganas de profundizar un poco más.

Para quienes entiendan catalán (o a quien le guste tirar de Google Translate), el autor tiene en marcha un blog, “Els arbres, entre el cel i la terra (los árboles, entre el cielo y la tierra). En él publica regularmente artículos relacionados con ese mundo de valores inmateriales ligados a los árboles, que tanto me gusta. No sé qué tal funciona el traductor automático, pero si os animáis… : )

Y tiene también otro libro casi casi recién salido de la imprenta, Tornar a la natura (Volver a la naturaleza) sobre el que tengo pendiente elaborar una reflexión. (¡Confío en que esta no me lleve un año!)

anecdotariobutton-ES

break-pabajo-1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s